¿A quién le venderás tus productos?

Llegó el momento de comenzar a pensar quiénes serán tus clientes ideales. En este capítulo trabajarás en cómo identificarlos y dirigirte a ellos, ten en cuenta que son el eslabón principal de cualquier empresa y sin ellos ningún modelo puede subsistir en el tiempo.

En general un negocio no apunta a un único tipo de cliente, por eso es importante hacer una diferenciación entre tus posibles consumidores para que puedas agruparlos acorde a sus de características, necesidades o preferencias.

Tu negocio puede estar direccionado para un público específico o bien puede cubrir necesidades de varios sectores. Por ejemplo, una empresa que se dedica a vender ropa para niños recién nacidos, su público estará acotado a madres que tengan niños entre 0 y 6 meses. En cambio una tienda que se dedica a la venta de zapatillas deportivas su público lo abarca hombres y mujeres que realicen actividad física.

Definir a quién estará dirigido tu negocio te ayudará a entender cómo hablarles, identificar cuáles son sus intereses y necesidades y saber dónde los encontrarás y a través de qué medios te comunicarás con ellos.

Algunas disparadores que puedes utilizar para comenzar a definir tu público:

  • Edad
  • Género
  • Nivel de ingresos
  • Hábitos de consumo
  • Ocupación
  • Condición familiar (hijos o no)
  • Localización geográfica
  • Hobbies e intereses


Saber estos aspectos sobre tu consumidor te ayudará a definir quiénes son pero no te dará mayor información sobre su comportamiento y por qué se sentirá motivado a comprar tu producto.


Estas preguntas te ayudarán a obtener un perfil más completo.

  • ¿Cuáles son sus mayores necesidades, problemas y deseos?

Saber qué motiva a tu cliente, te servirá para comprender qué lo lleva a consumir y diagramar una estrategia de marketing basada en eso. Si es una necesidad específica, un deseo antiguo o algo que hace de forma recurrente.  

  • ¿Dónde buscan información?

Detectar en qué lugares o canales realiza sus búsquedas te permitirá trabajar sobre una estrategia de publicidad orientada a canales específicos. Ej: si tu producto está focalizado para hombres jóvenes entre 25 y 25 años que practican algún tipo de deporte deberás evaluar cuáles son sus intereses, curiosidades, búsquedas y dispositivos favoritos para poder direccionar la estrategia.

  • ¿Quién es tu competencia?

Detectar a tus competidores directos e indirectos te permitirá trabajar sobre el diferencial que ofrezcas. Conocer quiénes son sus clientes y qué relación tienen con ellos, te ayudará a pensar de qué manera puedes mejorar tu producto. Ej. si tienes una que tienda que se especializa en la venta de cuadernos artesanales y tu competidor vende los mismos productos pero no tienen servicio de entregas para sus usuarios, parte de tu estrategia tendría que resaltar, el servicio de entregas que ofreces.

  • ¿Por qué les interesaría comprar tu producto?

Tener en claro la principal cualidad de tu negocio te permitirá posicionarte sobre la competencia, entender cuál es tu diferencial y entender por qué tu cliente te prefiere.


Debes tener en cuenta que si bien gracias a internet se puede llegar a cualquier parte del mundo, no todos los ecommerce están pensados para desarrollarse en cualquier mercado. Debes considerar algunos aspectos de tu público como el idioma, la política de precios, la moneda de compra o el sistema de logística a la hora de poner en marcha tu sitio.


Discussion

0 Comentarios