Bases de datos: cómo se construye y cómo se segmenta

¿Por dónde empezar? es lo primero que surge cuando te dispones a incorporar el email marketing en tu negocio. Por un lado, si ya te dedicas a la venta offline o has tenido otras ventas, puedes sumar los correos electrónicos de las personas que te hayan comprado alguna vez.

Lo ideal es comenzar a construir una base de datos más extensa. Algunas tácticas pueden ser ofrecer un descuento en la primera compra si se suscribe al newsletter o incluir un formulario de suscripción en la tienda.


Algunas ideas para conseguir suscriptores:

  • Ofrece contenido de valor sobre un tema que conozcas y genera un valor agregado. Por ejemplo, un eCommerce que se dedica a la venta de plantas y macetas, puede ofrecer una mini guía de jardinería para la casa o una checklist de plantas estacionales para captar leads (personas interesadas que pueden convertirse en clientes) y comenzar a atraerlo a los productos de la página.
  • Ofertas especiales para suscriptores. Pueden ser descuentos, invitaciones a eventos o adelantos de temporadas entre otros.
  • Formulario de suscripción en la página web.
  • Concursos.



Una vez que se empieza a nutrir la base de contactos, hay que trabajar en la segmentación. ¿Qué significa? Que seguramente prefieras enviarle un tipo de comunicación u oferta a alguien que ya te ha comprado anteriormente y con quien mantienes una relación, que a alguién que nunca ha interactuado con la marca.

Segmentar los emails permite tener campañas más eficaces. Otras opciones en las que puedas trabajar es la división de la base según el comportamiento de los usuarios respecto a mails anteriores: por usuarios que mostraron interés en determinadas categorías, o que hayan abierto los mails, y los que nunca hayan interactuado.

Muchas empresas deciden segmentar y realizar campañas específicas dependiendo el ciclo de vida en el que se encuentre el cliente. Por ejemplo:

  • Frente a un cliente nuevo: puedes generar una campaña para darle la  bienvenida y ofrecer un incentivo para que compren en la tienda.
  • Cliente Activo: este incentivo de mails puede ayudarte a generar una comunicación que aliente o recompense a tus compradores frecuentes.
  • Cliente Inactivo: generar campañas específicas en esta parte del ciclo puede ayudarte a recuperar clientes que no han comprado en un tiempo.

Para poder llevar a cabo las acciones es recomendable utilizar una herramienta de email marketing y no el proveedor directo de tu email corporativo, ya que podrás diseñar las campañas de mail, almacenar listas segmentadas por intereses o comportamiento, generar envíos masivos y tener reportes sobre la efectividad de los mails.

Discussion

0 Comentarios