Buenas prácticas y cómo no saturar a tu audiencia

#1 Evita llegar a SPAM

No importa qué tan bueno sea el diseño de tu mail, qué tanto te hayas esmerado en pensar un título si al final del recorrido el correo termina en spam. Algunas recomendaciones que pueden ayudarte a evitar que tu correo caiga en bandejas no deseadas:


  • No utilices correos del estilo [email protected]
  • Algunas palabras o expresiones son detectadas por los filtros anti-spam como ser: promoción, gratuito u oferta.
  • No escribas el título en mayúsculas.
  • Limita el título de tu mail a 50 caracteres.  
  • Evita signos de exclamación e interrogación (!,?).


#2 Aprovecha el empujón inicial

Una buena práctica para motivar a tus clientes es enviarles correos electrónicos dentro de las 24 horas de haberse suscrito, un descuentos de bienvenida o una promoción especial, puede ser un buen puntapié para que tus clientes estén atentos a tus novedades y vean el compromiso que tienes con ellos.

Estos mails los puedes automatizar, para optimizar tiempo y ayudarte a no perder oportunidades. Dependiendo la plataforma de correo que elijas (la mayoría cuenta con esta funcionalidad) podrás configurar diferentes tipos de campañas.


#3 Determina cuál es el momento exacto para enviar tus campañas

Elegir el momento adecuado para que tus lectores estén más disponibles a abrir tu mail es todo un arte. Un buen horario en el envío de campaña puede mejorar notablemente las tasas de aperturas y para eso es clave conocer las rutinas y conducta de tus usuarios.

Lo primero que debes pensar es cuáles son las costumbres. No es lo mismo si ese usuario trabaja en la oficina o en la calle, porque de tratarse del primer caso será más conveniente hacer un envío durante la mañana para que lo lea desde la oficina.

La mejor manera de dar con el horario correcto es que pruebes hacer el mismo envío en diferentes horarios y ver si hay alguno que genere mayor cantidad de aperturas. Prueba esto con varias campañas hasta encontrar la fórmula que más te funcione.


#4 Elige la Frecuencia ideal

Dependiendo de lo que tengas que comunicar, el rubro de tu negocio, y la capacidad de tu audiencia de no saturarse, deberás encontrar la frecuencia ideal de envíos de mails.

En general se recomienda enviar entre 1 y 4 mails por mes, ya que un exceso en la frecuencia podría cansar a tus usuarios. Un buen punto de partida es ver la cantidad de personas que se “desuscriben de la lista” si el número es muy alto, podría significar que estás enviando demasiados mails.

Ahora ya sabes lo que necesitas para dar tus primeros pasos en el universo del email marketing ¡Pon manos a la obra! Comienza por nutrir tu lista de contactos y empezar a pensar qué cosas pueden nutrir la comunicación de tu empresa.